La vida entre las casitas rojas

No siempre en las alturas bate el aire fresco. Vivir entre esas casitas rojas que forman, una a una, los cerros de Caracas, muchas veces puede ser asfixiante. El viento se olvida. Los ladrillos rojos se elevan en muro monocromático. No hay muchos sitios a donde mirar.

Anuncios